La Consejera de Igualdad asegura que no se implantará el veto parental en Andalucía

bandera de andalucía y lgtbi

[21.01.2020] Ayer tuvo lugar una reunión entre entidades LGTBI de Andalucía y la Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz Domínguez, para hablar sobre la posible implantación en Andalucía del veto parental.

Las asociaciones Chrysallis, Crezco, DeFrente, Transdiversidad y Togayther en representación de 25 entidades LGTBI andaluzas mostraron a la Consejera de Igualdad, su rechazo firme al veto educativo que se pretende implantar en Andalucía, al igual que se está haciendo en Murcia o se quiere hacer en otras comunidades autónomas.

Ruiz se ha mostrado contundente al asegurar que las asociaciones LGTBI tienen todo el apoyo de su consejería para no se lleve a cabo la implantación de dicha censura educativa, independientemente de que éste fuera un requisito esencial exigido por el partido de ultraderecha Vox para firmar los presupuestos de Andalucía y que pudieran continuar gobernando la Junta el Partido Popular junto con Ciudadanos.

«Vamos a realizar, según palabras de Rocío Ruiz, varias líneas de trabajo para seguir formando a nuestros adolescentes, a nuestros niños y niñas en valores de tolerancia, de diversidad, de respeto… Y vamos a hacer con las entidades una campaña de información en los centros, dirigida a los padres y a las madres para que conozcan el trabajo tan importante y tan valioso que hace este colectivo».

Lo que se ha dado en llamar «pin parental» es el establecimiento de la obligatoriedad de la presentación de una autorización expresa por parte de los padres y las madres para que sus hijos e hijas puedan asistir a las actividades complementarias que el centro educativo haya establecido realizar a lo largo del curso escolar. En este caso no se trata de que las familias puedan bloquear el acceso de sus hijos e hijas a contenidos perniciosos o que les pudieran resultar perjudiciales (de lo que trataría el verdadero pin parental, que se aplica a los aparatos electrónicos, como la televisión, tableta, móvil, etc.). Se trata, en cambio, de poder decidir si se les imparte educación sexual o se les da información contra el racismo o a favor de la igualdad y la diversidad, por ejemplo.

Ayer mismo, día en que la consejera mantenía la reunión con dichas asociaciones andaluzas, un representante del partido de ultraderecha comparecía ante los medios de comunicación en Sevilla para asegurar que el veto parental se implantará en Andalucía como fue acordado entre dicho grupo y los partidos que actualmente gobiernan en nuestra Comunidad.

Para contrarrestar esta medida de censura, las asociaciones LGTBI, entre otras entidades sociales, llevamos algún tiempo movilizándonos (ver nuestra campaña Tienen Derecho A Saber), ya que consideramos que vulnera, entre otras leyes, la propia Constitución española. De hecho, el Ministerio de Educación ha anunciado que llevará a los tribunales esta medida, afirmando que socava el derecho a la educación.